home Inversiones, Noticias Primer edificio para la clase media

Primer edificio para la clase media

El edificio Santa Ana es el primer edificio que apunta a la clase media, desde el año pasado ya se hablaba en el sector de la construcción de iniciar proyectos nuevos, considerando que los desa­rrollos premium ya acapa­ran un importante sector en la ciudad.

Es un nuevo desarrollo en construcción sobre la Av. Pastora Céspedes, de San Lorenzo. El proyecto cuenta con 3 pisos de altura e incor­pora 15 departamentos en venta desarrollados en las tipologías de 2 dormitorios y un único departamento de 1 dormitorio en planta baja. El edificio cuenta además con área para estacionamiento.

Para conocer más sobre este primer emprendi­miento destinado a la clase media, conversamos con Ricardo Ávalos, directivo de la consultora Canopy.

¿En qué consiste el emprendimiento Santa Ana?

En Canopy gerenciamos varios productos de clase A y B, luego tenemos Santa Ana que no tiene quizás el atractivo de un proyecto so­bre la Avenida Santa Teresa, pero es el producto estrella de la oficina. Santa Ana es el producto de clase media que todos quieren tener, pero que nadie lo puede lo­grar. Para nosotros ha sido un desafío muy importante desde muchos aspectos.

El primero de los desafíos fue la conceptualización del producto, que incluía el seg­mento y el precio adecuado. Santa Ana es el típico pro­ducto para el empleado de la función pública que hoy vive a 30 km de su espacio de trabajo y que invierte al menos 20 horas semanales en traslado de su hogar al trabajo. Son 20 horas que viviendo en un lugar más cercano podría reducirse a la mitad, permitiendo más tiempo con la familia o sim­plemente horas de esparci­miento y relax.

¿En qué etapa de la cons­trucción está?

Recuerdo que hace 1 año, amigos constructores no creían que íbamos a lo­grar un producto vendible al costo prometido, pero 1 año más tarde y al 80% de avance de obra tenemos la satisfacción de que tenemos mucha seguridad de que cumpliremos con los pla­zos y los costos acordados. El proyecto lo iniciamos en enero del 2015 y hoy estamos a un 80% de avance de obra. Probablemente tendría­mos listo el departamento modelo para mediados de marzo, lo que esperamos sea fundamental en la de­cisión de compra. Este es un segmento donde la gente precisa ver y tocar. No tiene una experiencia previa que pueda utilizar para situarse en este tamaño.

¿Cuáles son sus características?

La concepción de la vivien­da ideal es un patio amplio donde los niños jueguen, así que la venta de Santa Ana tropezaba con elementos que escapan a la venta in­mobiliaria tradicional.

Hubo un alto componente educativo y de evangeliza­ción que no sólo pasaba por lo del tamaño, sino también por el tema de comprender el impacto de las distancias y el tráfico en la calidad de vida. Finalmente entendi­mos que en la medida que la gente va sacrificando tamaño por cercanía a la capacidad del bolsillo per­sonal, Santa Ana es la op­ción más válida. A partir de este punto hemos diseñado mejor los elementos de co­municación estratégica para el consumidor como para el inversor.

¿Cuál fue la estrategia de posicionamiento?

En cuanto a la estrategia de posicionamiento podemos decir que hemos tocado la tecla correcta. A partir del momento que permitimos a los clientes interesados ingresar a la obra, los mis­mos pudieron dimensionar los espacios y apreciar la calidad. La segunda parte de la estrategia fue la comuni­cación a través de las redes sociales. Ambas acciones, lograron a febrero de 2016 un promedio de 200 consul­tas por semana. Algo, que aquellos que están en el ru­bro saben que es muy difícil de lograr.

A nivel inversor hemos en­carado una tarea de evange­lización explicando el pa­radigma de la inversión en barrios de clase alta que por mucho que parezca una me­jor inversión, los retornos de este segmento son tan o más altos. Además en nues­tra participación en ferias de la región, como Buenos Aires y Montevideo, Santa Ana es el producto que más ha llamado la atención.

¿Los costos cuáles son?

Sobre los precios, cuando empezamos el proyecto el tipo de cambio con el dólar estaba en G. 5.200. A ene­ro 2016 el tipo de cambio se disparó a G. 5.900. Mucho hemos escuchado cómo han variado los precios de ven­ta en el mercado paraguayo como también el impacto en los contratos de construc­ción.

Un trabajo fino nos per­mitió no solo mantener los precios en guaraníes sino también el contrato de construcción, sin pre­sentar ningún cambio de la oferta al consumidor final. Esto que recién se nota con los años es fundamental cuando evaluamos de quién adquirimos un inmueble. La estabilidad es fundamental en este negocio y nosotros hemos querido honrar esta regla. Por lo tanto, las con­diciones de mercado hicie­ron de Santa Ana pasar de un producto con precio muy competitivo (US$ 803/m²) a ser un producto imposible de competir (US$ 700/m²).

INTERÉS INTERNACIONAL

Santa Ana es un produc­to que ha tenido mucho interés internacional. Los desarrolladores han hecho conferencias en Santiago, Porto Alegre, Montevideo y Buenos Aires, y siempre ha llamado la atención. ‘‘El secreto de Santa Ana está en que hemos seguido un riguroso sistema de planifi­cación desde su concepción, pasando por su gestión y lle­gando a las etapas finales’’, finalizó Ricardo Ávalos.