home Consejos, Decoracion, Tendencias 5 tendencias en cortinas para proteger tu casa del sol

5 tendencias en cortinas para proteger tu casa del sol

Los textiles son el recurso más fácil para cambiar la decoración de un cuarto, pero cuando llegan los meses calurosos son, además, una de las mejores formas de proteger tu casa del sol. Con el verano se hace necesario instalar algún tipo de protección solar en los espacios exteriores de la vivienda así como un sistema que, en las habitaciones interiores, tamice el exceso de luz.

1. “Todo el sol de California”

En esta estación, el color amarillo es perfecto pues hace que se refleje el sol y se multiplique su efecto luminoso. Este estilo se caracteriza sobre todo por escoger el color blanco como base y suele mezclar muebles antiguos con objetos modernos, incluso de un minimalismo extremo, con luminosos ventanales.

Te proponemos decorar tu dormitorio combinando paredes blancas con una empapelada con algún motivo no demasiado grande y de colores cálidos. Para proporcionar mayor luminosidad cubre la ventana con un estor blanco y sobre él una cortina con algún dibujo en amarillo. Si no quieres decorar esta habitación en un solo color, mezcla el amarillo con naranjas y verdes. Un cabecero de madera envejecida completará el conjunto.

2. “África misteriosa”

La decoración étnica, con total ánimo aventurero, es tendencia y para el verano es un acierto total, además te sirve para poner en valor objetos artesanales de otras culturas y recuerdos de safaris o viajes lejanos. Tonos como el ocre, el rojo, el verde oliva o toda la gama de marrones, serán una buena opción para pintar nuestras paredes o añadir textiles llamativos.

Los grandes estampados te ayudarán a crear un ambiente cálido y con carácter, ideal para conseguir ambientar perfectamente esta tendencia. Recuerda que el estilo étnico permite opciones llamativas y más arriesgadas que otras alternativas.

3. “Brisa mediterránea”

Inunda tu hogar de azul, llega el verano y este es el color del mar, tan presente durante esta calurosa estación llena de luz. El estilo mediterráneo contagia bienestar, que se refleja en el uso de maderas, metales y fibras naturales. Para conseguir dar a tu hogar ese aire marítimo tan característico del mediterráneo, nada como combinar blancos y azules con algún toque de verde, pues las plantas son también características de esta tendencia.

Para cubrir tus ventanas o balcones dándoles un aire marítimo, escoge una tela con motivos mallorquines o con un estampado en azules y verdes. Te encantará la sensación de frescor que transmiten estos motivos. Completa el look con una alfombra de fibra y muebles lacados en blanco y azul.

4. “Brooklyn nostálgico”

Esta tendencia rescata los detalles más significativos de los primeros lofts americanos. Espacios grandes y despejados, grandes ventanales para dejar pasar el máximo de luminosidad, y objetos y muebles que parecen sacados de un taller o fábrica de los años cincuenta. Acertarás con colores como el blanco, negro, gris, beige y azules, todos ellos inspirados en el metal, pues en este estilo el color acompaña, pero no distrae.

Lo más acertado para cubrir ventanas y balcones serán unas cortinas de aire neoyorquino que no resten protagonismo al resto de elementos decorativos. No es necesario una doble cortina, pues se trata de aprovechar al máximo la luz, así que escoge un tejido liviano pero con un toque chic y déjalo bien largo, para que resulte más elegante.

5. “Espíritu contemporáneo”

Si te apetece dar a tu casa un toque actual y moderno, decídete por el estilo contemporáneo. En él, son protagonistas indiscutibles las formas, las tramas, y las texturas, con profusión de composiciones geométricas y líneas finas. Los colores son sobrios y solo deberás arriesgarte en su justa medida, para añadir vitalidad y calidez. El diseño es la clave.

Nuestra propuesta es que uses el estilo contemporáneo en tu dormitorio. Las formas geométricas puedes utilizarlas en el papel de las paredes o en la colcha de la cama. Para cubrir las ventanas nada mejor que un estor en color claro y sobre él una cortina de un tono más oscuro, como el gris, la solución ideal para graduar la entrada de la luz exterior, pues puedes jugar con ambos.